viernes, 27 de enero de 2012

El lenguaje de la Verdad


No recuerdo si hablé yo primero.
O fue él quien me interrogó.
Pero tengo la memoria enteramente fresca,
Como si aun le estuviese escuchando.

Me explicó,... tras yo preguntar,
Acerca de una cosa tan maravillosa,
Que en las ciencias había una verdad.
Fuera de la cual, se estaba siempre alejando
De lo fácil.

Que cuanto más se alejaba un idioma de la verdad,
Más por debajo se encontraba de la concepción,
Y de menos fácil inteligencia era.
Esta verdad no se encuentra jamás

Si el alma, súbitamente transportada,
No se dirige a ella ciegamente.
Nosotros no la vemos.
Pero sentimos que la naturaleza la ve.

Y sin poder comprender de que modo
Somos absorbidos por ella,
No deja de encantarnos,
Aunque no sabríamos indicar donde está.

Este lenguaje de la naturaleza,
Debe ser inteligible por todo aquel
Que vive en el resorte de la naturaleza.
Por ello, si tienes de ella la inteligencia
Puedes comunicar y discurrir
Sobre todo tus pensamientos con los animales.
Y estos animales deducir contigo de los suyos.
Ya que es el lenguaje propio de la naturaleza.

Cuando hablamos nuestra alma vuelve a encontrar
En cada palabra, esa verdad que busca a tientas
Y aunque su razón no la entiende
Tiene en ella la naturaleza, que no puede dejar de entenderla.

3 comentarios:

  1. Es la magia de la palabra, amiga... La magia de la palabra...

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  2. Hola que tal..
    después de unos meses obcecados
    vuelvo a tomar las riendas de mi Caja De Zapatos..
    he vuelto con una nueva nota llamada “Secándonos”
    te invito a que sigas leyendo..
    un abrazo fuerte!!!

    ResponderEliminar
  3. Cuando la palabra se vuelve imagen, todo es más fácil...

    ResponderEliminar